Pan de molde con masa madre

Pan de molde con masa madre

Hace poco que conseguí "reconciliarme" con la masa madre natural, por fin me salen los panes bien con ella, quedan con un sabor y aroma increíbles.

Lo primero que probé fue a hacer una hogaza, y ya puestos había que probar con los panes que habitualmente hago todas las semanas, como el de molde, además al llevar una fermentación larga el molde aguanta la forma sin problemas.

Lo que más me gusta aparte del sabor como he comentado, es la miga, queda con unos alveolos muy bonitos y una textura un poco distinta a estar hecho con levadura comercial.

En casa gustó tanto este pan, que el primero duró muy poco, a los pocos días, me tocó repetir.

Fuente: La flor del calabacín

Ingredientes: (para un molde de 23 cm x 13cm)

Para un molde de cake de 30 cm:

Para pincelar el pan:

Elaboración:

Lo primero será alimentar la masa madre. La tengo en el frigo, el día que voy a usarla, la saco la noche anterior.

La ponemos en un bol y le añadimos 100g de agua y 100g de harina, si vamos a hacer el tamaño pequeño y 150g +150g si hacemos el grande.

Lo mezclamos bien con una cuchara y la dejamos reposar unas 3 ó 4 horas hasta que burbujee.

Ponemos en el bol de la amasadora o similar, la cantidad de masa madre que necesitemos, el resto lo metemos en un bote de nuevo y a la nevera hasta la próxima.

Encima el resto de ingredientes excepto la sal, amasamos un poco hasta que se mezcle bien todo a velocidad baja.

Añadimos la sal y amasamos de nuevo hasta que la masa no se pegue a las paredes del bol. Podemos amasar y dejar reposar en intervalos de 5 ó 10 minutos hasta que la masa se vea elástica y suave.

 

Dejamos reposar la masa en el mismo bol bien tapada hasta que doble su volumen, puede tardar unas 3 ó 4 horas de nuevo.

 

Cuando lo haya hecho, pasamos la masa a la encimera aceitada y le damos forma de barra gruesa, llevando las uniones a la parte de abajo.

 

 La metemos en nuestro molde y la dejamos reposar nuevamente hasta que doble su volumen tapada con film aceitado y paños limpios.

 

Cuando haya doblado el volumen de nuevo, precalentamos el horno a 200º C.

 

Pincelamos el pan con la leche azucarada, con cuidado en no pasarnos de cantidad, no se nos vaya a pegar el pan al molde.

 

Lo metemos al horno a 200º C, durante unos 35 minutos.

Una vez pasados los primeros 15 minutos, bajamos la temperatura a 190 º C.

Si vemos que se tuesta demasiado por arriba, lo podemos tapar con papel de aluminio.

 

Desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

 

Tanto si hemos elegido un tamaño, como el otro.

 

Y ya podemos disfrutar haciendo tostadas, sandwiches o comiéndolo solo.

Escrito por Sus en . Publicado en De molde

Imprimir