Panecillos de domingo

Panecillos de domingo

Panecillos de domingo o de cualquier ocasión especial, o porqué no para un día que nos apetezca un pan con un toque distinto.

Habitualmente hago panecillos todas las semanas para los bocadillos del cole de los peques y si surge alguna ocasión especial, también me gusta preparar panecillos para acompañar a la comida o cena y si pueden ser recién hechos, mejor que mejor.

El toque distinto de estos panecillos se lo da la sal especiada, que vi en el blog Jugando a las Cocinitas, un poco modificada a lo que quería para estos panes.

Ingredientes: (para unas 20 piezas de unos 40 g)

Para espolvorear:

Elaboración:

*Para hacer la sal especiada, molemos con una batidora de vaso sal gorda, con unos trozos de ñora seca, luego añadimos un poco de comino molido, otro poco de orégano y albahaca al gusto. 

Para hacer la masa, ponemos todos los ingredientes en un bol y amasamos, bien a mano o con amasadora, hasta obtener una masa lisa que no se pegue a las paredes del bol. 

Y como es para unos panecillos de domingo, mejor hacemos la masa la noche anterior y la metemos bien tapada con papel film en el frigo y así no tenemos que levantarnos muy pronto si queremos el pan para la hora de la comida. Además con tantas horas de reposo, el pan gana en textura y sabor.

La mañana siguiente sacamos la masa del frigo y la dejamos atemperar al menos una hora mientras desayunamos tranquilamente. 

Una vez con fuerza y ganas, ya podemos dedicarnos a nuestros panecillos.

Sacamos la masa del bol a nuestra superficie de trabajo ligeramente aceitada y la dividimos en dos partes iguales y éstas a su vez, en diez porciones cada una de unos 40 g. Así saldrán panecillos muy pequeños, se pueden hacer más grandes si deseamos, eso a gusto de cada cual.

Y los vamos depositando en una bandeja de horno forrada de papel de hornear. 

Los dejamos levar en un lugar cálido como por ejemplo dentro del horno apagado, hasta que doblen su volumen. 

Una vez lo hayan hecho, precalentamos el horno vacío a 250ºC, los rociamos con un spray con agua y los espolvoreamos con pimentón.

Bajamos el horno a 220º C y los horneamos durante unos 15 minutos o hasta que estén ligeramente dorados.

Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Escrito por Sus en . Publicado en Panecillos

Imprimir