Pão de Queijo

Pão de Queijo

El pão de queijo o panecillos de queso no son en realidad un pan al uso, como propiamente se entiende de una masa que lleva levadura de panadería como estos panecillos que también son de queso, ni siquiera lleva levadura química como algunos panes. Lo bueno es que tampoco es necesario que la masa repose.

La textura se consigue por la propia masa que es parecida a una pasta choux en su elaboración e ingredientes. 

La receta es parecida a una que ya hice hace algún tiempo de Chipá, se diferencia en algún ingrediente y en la proporción de los mismos.

Llevaba tiempo en busca de esta receta porque me trae recuerdos de mi infancia, curiosamente la encontré en un paquete que compré de almidón ácido de yuca (lo podéis encontrar en tiendas de productos latinos). Una buen receta que nos ha gustado y se queda en casa para más ocasiones.

Ingredientes: (para unos 22 panecillos medianos)

Para la masa:

Elaboración:

Con thermomix:

Ponemos en el vaso los quesos cortados en trozos grandes, rallamos 5 segundos, velocidad 8. Reservamos.

Sin thermomix:

Rallamos los quesos con un rallador o una picadora. Reservamos.

Con thermomix:

Ponemos en el vaso la leche, el agua y el aceite, llevamos a ebullición unos 5 minutos a 100º C, velocidad 1.

Dependiendo de la temperatura inicial del agua, necesitaremos más o menos tiempo para que llegue a hervir.

Añadimos el almidón, mezclamos 10 segundos a velocidad 6.

Sin thermomix:

Ponemos en un cazo la leche, el agua y el aceite, llevamos a ebullición.

Dependiendo de la temperatura inicial del agua, necesitaremos más o menos tiempo para que llegue a hervir.

Retiramos del fuego, añadimos el almidón, mezclamos bien.

Con thermomix:

Con la máquina en marcha a velocidad espiga vamos añadiendo los huevos 1 a 1, es decir no añadimos el siguiente hasta que la masa lo haya absorbido.

Incorporamos el queso rallado, amasamos hasta que se integre bien.

Sin thermomix:

Vamos removiendo y añadiendo los huevos 1 a 1, es decir no añadimos el siguiente hasta que la masa lo haya absorbido .

Incorporamos el queso rallado, amasamos hasta que se integre bien.

Precalentamos el horno a 180º C.

Le damos la forma de bolas con las manos untadas en aceite, los podemos hacer del tamaño que más nos guste.

Horneamos unos 30 minutos a 180º C, o hasta que se vean dorados.

Dejamos enfriar sobre una rejilla. 

 Me encanta cómo quedan por fuera.

 Y por dentro ¡deliciosos!

Escrito por Sus en . Publicado en Panecillos

Imprimir