Hogaza con semolina

Hogaza con semolina

Un pan grande hecho utilizando como ingredientes varias harinas, entre ellas, la semolina que es la protagonista en este caso. La semolina no es más que sémola de trigo duro, la que se utiliza para elaborar la pasta básicamente. Para el pan la que se utiliza es la que está molida más fina, o si la encontramos algo más gruesa podemos molerla con la thermomix o con algún otro molinillo que tenga la suficiente potencia.

El resultado es un pan con la corteza crujiente muy rico de sabor, ideal para comer a rebanadas para acompañar cualquier comida, untado para el desayuno o para comer sólo sin más, sobre todo si nos gusta disfrutar de un buen pan casero.

Fuente: Vegetarian Gusto Si Sanatos

Ingredientes:

Elaboración:

Ponemos en un bol o en el de la amasadora el agua, las harinas, mezclamos bien y dejamos reposar unos 30 minutos.

Añadimos la sal, mezclamos de nuevo y amasamos hasta que la masa no se pegue a las paredes del bol.

Formamos una bola con la masa.

La introducimos de nuevo en el bol y dejamos que repose hasta que doble su volumen.

Mientras reposa cada 30 minutos o así, le hacemos pliegues en el mismo bol, doblando en 3, cada vez de un lado.

Una vez esté lista, la sacamos y formamos una bola, la ponemos en un banneton o cesta de mimbre con un trapo limpio bien enharinado con la parte fea hacia arriba. Que no sea muy grande para que la masa quede recogida.

¡OJO! Si usamos un trapo es muy importante que no sea de algodón ni que tenga un poco de pelillo porque sino, a pesar de la harina se pegará a la masa. Mejor de hilo o similar.

Dejamos que doble de nuevo su volumen.

Cuando lo haya hecho, precalentamos el horno a 250º C .

Volcamos con cuidado la masa sobre un papel de horno encima de una bandeja lisa o pala que nos sirva para deslizar la masa junto con el papel dentro del horno.

Hacemos un corte o greña como más nos guste. 

 

Horneamos unos 50 ó 60 minutos bajando la temperatura 5ºC ó 10ºC cada 15 minutos hasta llegar a 200º C.

Sabremos que está hecho si cuando golpeamos la parte de abajo suena a hueco.

Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Una vez frío, ya podemos cortarlo como más nos guste y comer sólo o acompañado.

Escrito por Sus en . Publicado en Hogazas

Imprimir