Galletas María caseras

Galletas María caseras

Unas galletas ideales para el desayuno y la merienda tanto para comer solas como mojándolas en leche.

Pese a su nombre, no son exáctamente como las comerciales, salen muy ricas, eso sí, he respetado el nombre de la receta donde las saqué, además tampoco se me ocurría otro para ponerles, ¡je, je!

Puede resultar muy divertido hacerlas ya que las podemos decorar por encima marcando el dibujo o letras que nos apetezca.

Fuente: Amigos del pan casero

Ingredientes: (para unas 26 galletas de unos 6,5 centímetros de diámetro)

Para la masa:

Para pintarlas:

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º C.

Con thermomix:

Ponemos en el vaso la harina, junto a la levadura y la sal.

Mezclamos 30 segundos a velocidad 5. Reservamos.

Sin thermomix:

Tamizamos la harina, junto a la levadura y la sal.

Mezclamos bien con una cuchara. Reservamos. 

Con thermomix:

Ponemos en el vaso el azúcar, el azúcar avainillado o la esencia, el huevo y el aceite.

Batimos a velocidad 4 hasta que quede homogéneo.

Sin thermomix:

Ponemos en un bol o en el de la amasadora el azúcar, el azúcar avainillado o la esencia, el huevo y el aceite.

Batimos bien hasta que quede homogéneo.

Con thermomix:

Añadimos la harina a la mezcla anterior, mezclamos 10 segundos a velocidad 6.

Quedará muy desmigado, le añadimos leche con la máquina en marcha a velocidad espiga, hasta que la masa se despegue de las paredes del vaso.

Sin thermomix:

Añadimos la harina a la mezcla anterior, mezclamos.

Quedará muy desmigado, le añadimos leche con la máquina en marcha o amasando a mano, hasta que la masa se despegue de las paredes del bol.

Terminamos de amasar con las manos, formamos una bola.

La dejamos reposar una media hora hasta que si clavamos un dedo este se queda marcado y no desaparece enseguida.

Estiramos la masa sobre la encimera, es una masa muy manejable, no se pega nada. La haremos más o menos fina según nos gusten las galletas más o menos crujientes.

Cortamos con el cortapastas que elijamos.

Los recortes que queden de masa, los volvemos a estirar con el rodillo y hacemos más galletas con ellos, así hasta que se termine toda la masa.

Las vamos poniendo sobre una bandeja de horno con papel de hornear un poco separadas entre sí.

Terminamos de marcar el dibujo que queramos, en este caso con otro cortapastas que tiene una forma distinta a cada lado están marcadas con otro círculo interior y un corazón dentro.

Además pinchadas con una brocheta por toda la galleta.

Por último antes de hornear las pintamos con leche mezclada con un poco de azúcar.

Las horneamos a 180º C unos 15 ó 20 minutos, hasta que las veamos ligeramente doradas.

Las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Una vez frías, podemos conservarlas en una caja metálica, las que sobren claro.

Escrito por Sus en . Publicado en Galletas

Imprimir