Galletas Príncipe caseras

Galletas Príncipe caseras

Con la vuelta al cole aparte de volver con más intensidad los panecillos, vuelven también las galletas, que con el calor se quedan un poco aparcadas.

Geniales para las meriendas, y más si nuestros niños tienen compañeros invitados para jugar.

Estas galletas rellenas son una delicia que encantará a los peques y a los que somos adictos al chocolate, así que si tenéis niños para quienes cocinarlas o ganas de chocolate, esta es una estupenda y rica manera de comerlo.

Fuente: Cocinar sin miedo

Ingredientes: (para 29 galletas redondas de 5,5 cm de diámetro)

Para la masa:

Para el relleno:

Para pintarlas:

Elaboración:

Del relleno:

Haremos primero el relleno que es una ganaché de chocolate, pero un poco más espesa.

La forma de hacerlo está explicada AQUÍ.

Dejamos que se temple y guardamos en el frigo hasta que estén terminadas las galletas.

De la masa:

Esta masa es muy fácil de hacer, así que podemos hacerla a mano.

En un bol tamizamos la harina junto a la sal.

Añadimos la almendra, los azúcares (normal y avainillado) y la mantequilla cortada en dados pequeños.

Mezclamos y amasamos con las manos hasta formar una masa homogénea..

Añadimos la yema de huevo.

Volvemos a amasar hasta que se integre bien.

Formamos una bola, la envolvemos en film y la dejamos reposar a temperatura ambiente unos 30 minutos.

Precalentamos el horno a 180º C.

Dividimos la masa en dos y ponemos una mitad entre dos papeles de horno aplastándola un poco con las manos.

La estiramos con el rodillo hasta que quede con un grosor de medio centímetro aproximadamente.

Con un cortapastas cortamos formas circulares. En este caso están hechas con uno acanalado de 5,5 centímetros de diámetro. Si las hacemos con otro mayor o menor variará el número de galletas que salgan.

Retiramos el sobrante de la masa, que luego aprovecharemos estirando de nuevo.

Las cogemos con cuidado ayudándonos de una espátula o similar.

Y las colocamos en una bandeja de horno forrada con papel de hormear.

Les hacemos los dibujos de coronitas o los que nos parezca.

Las líneas de las coronas con una esteca, los circulitos con una boquilla lisa pequeña y puntos con un palillo.

Las pintamos con la clara de huevo.

Horneamos las galletas unos 10 ó 12 minutos o hasta que las veamos ligeramente doraditas.

Las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Una vez frías las rellenamos poniendo el ganaché de chocolate en el centro de una galleta, al aplastarlo con la de arriba se reparte.

El ganaché ha de tener una consistencia espesa pero que se pueda manejar, si está muy frío y sólido lo dejamos un ratito fuera del frigo y ya se podrá trabajar mejor.

Si hace mucho calor se conservan mejor en la nevera, ¡si es que quedan, claro!

Escrito por Sus en . Publicado en Galletas

Imprimir