Lasagna de Verduras en Horno Solar

Lasagna de Verduras en Horno Solar

Esta es una receta que tengo guardada desde hace muchos años, la sacamos de una revista, no sé si de semana o del dominical del país, ya que en ambas colaboraba esta gran cocinera.

Es algo entretenida de hacer, pero muy fácil, ya que va al horno, en este caso esta hecha en el horno solar que tuve la oportunidad de probar gracias al Desafío Solar lanzado por el blog Gastronomía Solar.

Recuerdo que cuando vivía en casa de mi madre, siempre le ayudaba a prepararla. Hacía muchos años que no la comía y esta me pareció una ocasión perfecta para cocinarla.

Es una lasaña en lo que a capas se refiere, pero no lleva pasta, lleva básicamente verduras y queso, una combinación perfecta, al menos para mi, que adoro las verduras asadas y el queso fundido.

Fuente: María Jesús Gil de Antuñano

Ingredientes: (para una bandeja de 25 centímetros de diámetro o para 3 personas como plato único o para 4 como primer plato)

Elaboración:

Pelamos las berenjenas, los calabacines, las patatas y la cebolla y lavamos todas las verduras.

Cortamos a rodajas la patata y las disponemos en una fuente de hornear, en este caso negra que va mejor para cocinar con el horno solar.

Cortamos a rodajas o medias rodajas la mitad de la cebolla y la repartimos equitativamente por encima de la patata.

Igualmente hacemos con el pimiento verde y lo colocamos por encima de la cebolla.

Ahora lo mismo con la berenjena.

Cortamos en rodajas la mitad de los tomates y los disponemos sobre el pimiento verde.

Echamos sal, orégano y un chorro de aceite.

Cortamos a triángulos las lonchas de queso si nuestra fuente es circular o dejamos tal cual si es rectangular, repartimos la mitad de las mismas por encima del tomate y lo espolvoreamos con orégano. Ya tenemos montada la mitad del plato.

Si ya da el sol en nuestra terraza o balcón podemos abrir y orientar el horno para que esté preparado ya que al ser verduras no necesita precalentamiento. Si lo hacemos con horno eléctrico lo pondremos en frío.

Seguimos troceando a rebanadas el calabacín, el pimiento rojo, la cebolla y la otra mitad de los tomates. Lo disponemos en este orden sobre las capas que ya tenemos listas.

Salamos y espolvoreamos con orégano.

Por último, repartimos la mitad del queso que nos queda sobre el tomate. Espolvoreamos nuevamente con orégano y regamos con un buen chorro de aceite.

¡Y al horno! Con el calorcito, enseguida empieza a fundirse el queso. Para que se cocinen mejor las verduras debemos de taparlo, en este horno con alguna fuente negra durante dos horas y la última hora dejarlo destapado. Los tiempos son orientativos según la época del año y la hora a la que de el sol, esto es para finales del invierno en mi balcón.

Si lo hacemos con horno eléctrico lo hornearemos a 180º C durante una hora, tapándolo con papel aluminio los primeros 45 minutos y dejándolo destapado los últimos 15 minutos.

Al cabo del rato vemos que está cocinado, por si tenemos dudas podemos comprobar con un tenedor si la berenjena y la cebolla que es lo que más tarda en cocinarse están listas.

¡¡¡Cómo se ha fundido el queso y lo bien que huele...!!!

Escrito por Sus en . Publicado en Verduras

Imprimir