Recetas

Para todos los días
Tarta Princesa

Tarta Princesa

Para su cumpleaños, mi hija me había pedido una tarta con una princesa después de estar viendo varias de temática similar por la red. En principio la iba a hacer con una muñeca de verdad, de plástico, colocada en la tarta que es lo que se suele poner habitualmente. Pero como tenía tiempo y me gusta complicarme la vida, pese a tener ya comprada la muñeca, decidí probar a hacerla entera de fondant y si no me salía, siempre podría poner la comprada.

Esta es una de esas tartas con las que he aprendido mucho, ya que me he encontrado con diversos inconvenientes y problemas a lo largo del proceso, pero que afortunadamente se solventaron y pude terminar finalmente la tarta más o menos como la había pensado.

Elaboración:

EL bizcocho es un básico de cacao de Sugar Mur, con almíbar básico, relleno de mermelada de melocotón casera y ganaché de chocolate negro y recubierta con más ganaché de chocolate.

El fondant que he utilizado para cubrirla es el de miel y la figura central está hecha de pastifondant, que no es más que fondant (ya sea este de miel, de nubes, comprado, etc) mezclado a partes iguales con pastillaje filipino, con lo que se consigue una masa más fácil de modelar y más resistente. Algo más dura para comer, pero sigue siendo comestible.

Para conseguir que no se desmorone la estructura en las piezas largas, la figura lleva palillos de brocheta de madera por dentro. Y también para sujetarla al bizcocho.

Para hacer este tipo de tartas que llevan mucho tiempo es muy importante la organización, ya que si queremos dar un paso sin haber dado el anterior necesario, nos atrasa el trabajo.

Lo primero es hacer los colores con fondant que deseemos utilizar en la tarta y masas necesarias, calculando la cantidad que más o menos emplearemos de cada color, mejor pasarnos y que nos sobre, que no tener suficiente para cubrir, además los sobrantes siempre vienen bien para pequeñas decoraciones o nos pueden servir para otra tarta.

Una vez con los colores hechos, podemos empezar con la estructura de la figura, que en este caso es el cuerpo. Cogemos pastifondant de color piel y dividimos cuatro trozos, uno más grande para el cuerpo, otro más pequeño para la cabeza y dos menores para los brazos, para que éstos sean iguales, podemos pesar los trozos de masa.

En este caso utilicé pastifondant para cuerpo y brazos, pero el fondant estaba algo seco y la mezcla se secaba demasiado rápida, por lo que con mucha menos cantidad de pastillaje filipino hubiese sido suficiente.

Podemos empezar por el cuerpo, para luego hacer el resto más o menos proporcionado.

Le hacemos a los lados donde insertaremos los brazos unos huecos para que encajen bien luego.

Seguimos con los brazos.

Con la masa recién hecha se trabajaba bastante bien, pero según pasaban los minutos, vi que endurecía con demasiada rapidez, sin embargo seguí adelante con la figura.

Con ayuda de palillos de brocheta de madera uní los brazos y la cabeza al cuerpo, que a su vez tenía palillos para aguantar el peso y sujetarse posteriormente a la tarta.

Una vez sujeta la figura en un trozo de poliexpan, pasé a decorar la cabeza, pero una vez terminada, no me gustó nada, por decirlo de forma suave, quedó "poco infantil".

Decidí sustituir la cabeza y darle otro aspecto. 

El pelo de la anterior cabeza parecía que iba a provechar, pero cuando ya lo tenía todo puesto, al estar algo más seco empezó a caer prácticamente todo y tuve que hacerlo de nuevo, cortando trozos triangulares de fondant amarillo y dividiendo sin llegar a cortar la parte más ancha en varias partes que serán los pelos, colocándolos sobre la cabeza cuando el fondant todavía está pegajoso y dándole vueltas a los pelos por separado para simular rizos.

Una vez terminada la nueva cabeza, la figura ya está preparada para ser colocada en el bizcocho. ¡Ah! ¡Pero habrá que hacerlo!

La parte del bizcocho de estas tartas es la falda, para conseguir la forma empleé dos bizcochos de forma convencional de 20 centímetros de diámetro y otro que intenté que saliera algo semiesférico, pero no fue así y tuve que recortar.

Coloqué los bizcochos que tenía uno encima de otro para ver lo que sobraba y había que recortar, quitando de acá y de allá y quitando las montañitas de los bizcochos de abajo, se consigue más o menos la forma.

Luego ponemos almíbar y relleno a nuestras capas, las volvemos a montar y cubrimos tapando bien todos los huecos. Si hay algún hueco muy grande, lo podemos tapar con un trozo de bizcocho de los recortes.

Para poder colocar posteriormente la falda decorada, ponemos sobre el bizcocho una primera capa de fondant blanco, que no tiene porque quedar perfecta, ya que quedará abajo.

Con la parte de la falda forrada de fondant ya podemos colocar la figura encima, desclavándola con mucho cuidado de nuestra pieza de poliexpan para volver a clavarla sobre el bizcocho. Momento delicado éste, sobre todo si la figura está algo cuarteada.

Una vez superado este paso, ya podemos respirar un poco, ¡no se nos ha roto, buf!

Ahora empezaremos a decorar y vestir a nuestra princesa. Al secarse la masa muy rápido se hicieron arrugas que no quería mostrar, por lo que el vestido decidí hacerlo de invierno, así no enseñaría mucha piel, ¡je!

Luego ya pasamos a la parte más lúdica y relajada, vestido y adornos. Bueno, relajada hubiese sido si el brazo izquierdo no hubiera decidido caerse, por lo visto sí sufrió en el trasvase y al estar la masa muy seca, no había manera de pegarlo de nuevo, le puse agua, pero ya no hacía nada, leche condensada, glucosa, fondant derretido con agua... pero seguía cayéndose. Mientras, el vestido iba avanzando y ya casi estaba terminado, con todos los detallitos.

Por fin parecía que el brazo no se movía de su sitio y la tarta estaba terminada.

Pero el brazo todavía parecía que se separaba, y al final opté por poner un trozo de fondant bastante pegajoso del mismo color que el vestido bajo del brazo y esto ya fue definitivo. Incluso después de empezada la tarta y medio destrozada, aguantó en su sitio.

ImprimirCorreo electrónico

Te enviamos las recetas por email:

Cada semana recibirás las nuevas recetas publicadas.
Términos y Condiciones

Sobre mí

  • Los inicios
    Al tener niños empecé a cocinar más en casa y hacer fotos de mis elaboraciones. Cuando tenía muchas decidí darles forma mediante el blog. Descubrí la magia del pan y de lo gratificante que es cocinar en general.
  • Nuestra filosofía
    Como el nombre del blog indica "Tú te lo guisas" es una forma de invitar a que os metáis en la cocina, si se puede hacer en casa, mejor que comprarlo ya hecho.
  • Recetas testadas
    Nuestras recetas pueden ser propias o no, pero en cualquier caso, todas han sido hechas por nosotros y las fotografías son el resultado de ello.
Esta página utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer sus servicios. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Aceptar | Más información