Lemon Meringue Pie

Lemon Meringue Pie

Una deliciosa tarta ideal para los amantes del merengue. El toque ligeramente ácido de la crema de limón combina perfectamente equilibrando ambos sabores.

Debido a los tiempos que necesita de reposo, sobre todo para que enfríe bien tanto la base como la crema, cuando queramos hacerla hemos de plantearla de un día para otro.

No es excesivamente difícil de hacer, la mayor complicación quizá sea el almíbar del merengue italiano, pero con un sencillo termómetro de cocina lo tenemos solucionado.

Así que, una vez listos los ingredientes y utensilios necesarios, vamos manos a la obra.

Fuente: Libro Delicias para compartir de Bea Roque

Ingredientes: (para un molde de 26 centímetros de diámetro)

Para la masa quebrada:

Para la crema de limón:

Para el merengue italiano:

Elaboración:

De la masa quebrada:

Con thermomix:

Ponemos en el vaso todos los ingredientes de la masa, excepto el agua, mezclamos 15 segundos a velocidad 6.

Añadimos parte del agua, mezclamos unos segundos más a velocidad 6, seguimos echando agua hasta que veamos que se despega de las paredes.

Sacamos de la máquina, formamos una bola.

Sin thermomix:

En un bol o en el bol de la amasadora ponemos  todos los ingredientes de la masa, excepto el agua, mezclamos amasando muy poco.

Añadimos parte del agua, mezclamos un poco más, seguimos echando agua hasta que veamos que se despega de las paredes.

Formamos una bola.

 

La ponemos entre dos papeles film aplastándola un poco.

La dejamos reposar un par de horas en el frigo

Sacamos la masa a la superficie de trabajo.

Precalentamos el horno a 170º C.

Con un rodillo extendemos bien la masa formando un círculo algo mayor que el diámetro de nuestro molde.

Lo colocamos encima del mismo retirando el film y lo ajustamos.

Pasamos por encima del borde del molde un rodillo para recortar los sobrantes de masa.

Pinchamos el fondo con un tenedor o rodillo especial.

Colocamos un trozo de papel de horno y carga sobre éste como garbanzos secos.

Horneamos unos 10 o 15 minutos.

Retiramos los garbanzos que podemos guardar para el mismo uso en otras ocasiones.

Horneamos otros 10 minutos más desmoldado.

Dejamos enfriar sobre una rejilla.

De la crema de limón:

Con thermomix:

Ponemos en el vaso el azúcar, pulverizamos 15 segundos a velocidad progresiva 5-10.

Añadimos la ralladura de limón, volvemos a pulverizar 15 segundos a velocidad progresiva 5-10.

Sin thermomix:

Sacamos la ralladura de limón.

Con thermomix:

Mezclamos la maizena con un poco de agua, lo removemos bien, lo ponemos en el vaso junto al resto del agua, el zumo de limón y la mantequilla. Mezclamos 1 minuto a velocidad 2.

Incorporamos las yemas, mezclamos de nuevo 1 minuto a velocidad 2.

Sin thermomix:

En un bol mezclamos el azúcar, la maizena y la ralladura de limón, añadimos un poco del agua y hacemos una pasta.

En un cazo calentamos el resto del agua y el zumo de limón, cuando empiece a calentarse, añadimos la pasta anterior y las yemas.

 

Con thermomix:

Programamos 5 minutos, 100º C a velocidad 4. Si no hubiera espesado lo suficiente podemos poner algún minuto más.

Echamos la crema aún caliente sobre la masa horneada y fría, tapamos a piel, esperamos que enfríe y dejamos reposar en el frigo hasta el día siguiente.

Sin thermomix:

Llevamos a ebullición removiendo constantemente con unas varillas hasta que espese, dejamos hervir dos minutos.

Echamos la crema aún caliente sobre la masa horneada y fría, tapamos a piel, esperamos que enfríe y dejamos reposar en el frigo hasta el día siguiente.

Del merengue italiano: 

Ponemos a calentar en un cazo el agua junto al azúcar y la glucosa, cuando alcance los 110º C ponemos a montar las claras.

Montamos las claras a punto de nieve con unas varillas, batidora o con la thermomix a velocidad 3,5.

Cuando el almíbar llegue a 118º C lo echamos a hilo sobre las claras con la máquina en marcha.

Seguimos batiendo hasta que se enfríe.

Una vez frío el merengue y bien firme, retiramos el film de la crema de limón y echamos el merengue encima.

Lo repartimos por toda la tarta y le damos forma con el dorso de una cuchara.

Lo quemamos con un soplete de cocina o lo gratinamos unos minutos en el horno.

Queda genial el corte ¡y el bocado!

Escrito por Sus en . Publicado en Tartas

Imprimir