Mini troncos de Navidad de "webos fritos"

Mini troncos de Navidad de "webos fritos"

Este año también me he decidido a hacer una receta navideña guiada por la estupenda explicación en forma de vídeo que nos ofrece la fantástica web webos fritos.

No había hecho antes ningún bizcocho tipo brazo de gitano y mucho menos un tronco de navidad, aunque tenía muchas ganas, y cuando vi esta receta, no lo dudé ni un momento.

Es cierto que es laborioso de hacer, pero nada difícil. En lugar de hacer uno grande, opté por dos pequeños para dejar uno para casa y otro para llevar. El relleno, de trufa, que nos gusta más.

Fuente: webos fritos

Ingredientes: (para una bandeja de 30cm x 35cm)

Para el bizcocho:

Para el relleno:

Para el almíbar:

Para la cobertura:

Elaboración:

Del bizcocho:

Precalentamos el horno a 180º C, calor arriba y abajo.

Separamos las yemas de las claras.

Montamos las claras con la pizca de sal a punto de nieve con la ayuda de las varillas eléctricas, cuando estén casi montadas, echamos el azúcar a las claras y seguimos montando hasta que se integre.

Batimos un poco las yemas y las añadimos a las claras, lo mezclamos con cuidado y con movimientos envolventes.

Tamizamos la harina y la echamos a la mezcla anterior mezclando cuidadosamente con movimientos envolventes de nuevo ayudándonos con la varilla manual.

Una vez conseguida una masa homogénea, la depositamos sobre nuestra bandeja forrada con papel de hornear.

Alisamos con una espátula la superficie para que quede lo más igualada posible.

Es importante dedicar algo de tiempo a este paso para que se quede bien liso y así una vez horneado la superficie sea lo más lisa posible.

Horneamos a 180ºC, unos 10 ó 12 minutos, vigilando para que no se queme, ya que al ser una plancha tan fina, podría quemarse en pocos minutos.

Sacamos la plancha de bizcocho del horno y la colocamos sobre un paño ligeramente humedecido.

Enrrollamos el bizcocho en su papel de hornear junto al paño, hasta formar un rollo cerrado.

Lo dejamos reposar dos horas así envuelto.

Del relleno:

Mientras, podemos dedicarnos a hacer nuestro relleno, que también ha de reposar, para que esté bien frío y consistente.

Calentamos los 50g de leche en el microondas y diluimos en ella la gelatina en polvo, reservamos.

Montamos la nata con la ayuda de las varillas eléctricas y cuando esté casi montada añadimos el azúcar poco a poco, el cacao en polvo y por último la mezcla de la gelatina con la leche, que ya estará templada.

Mezclamos bien.

Llevamos al frigo unas dos horas.

Del almíbar:

Ponemos el agua, el zumo de naranja, el azúcar y las gotas de aroma en un cazo y lo llevamos a ebullición a fuego fuerte unos cinco minutos.

Montaje:

Cuando haya reposado el bizcocho y enfriado la crema unas dos horas, extendemos la lámina de bizcocho y retiramos el paño húmedo.

Pincelamos toda la superficie del bizcocho con el almíbar.

Extendemos el relleno con la ayuda de una espátula tratando que quede lo más liso posible, intentando que entre bien la trufa en el pliegue que queda medio cerrado, llegando bien a los laterales, y dejando al otro extremo un par de centímetros sin relleno.

Volvemos a enrrollar ayudándonos del papel de hornear, formando un rollo con toda la plancha hasta que se cierre del todo.

Aprovechamos el papel de horno para envolverlo y dejamos que se enfríe en el frigo por lo menos dos horas. Yo lo dejé toda la noche, para continuar al día siguiente, así el trabajo se hace más llevadero.

La cobertura:

Ponemos en un cazo a calentar la nata de montar, cuando hierva, retiramos del fuego y añadimos la tableta de chocolate troceada y la mantequilla, tapamos y dejamos reposar unos minutos. Removemos hasta conseguir que se integre todo bien y consigamos una crema de chocolate homogénea.

Formado:

Cuando ya está bien reposado y frío el tronco, desenvolvemos con cuidado.

Como quería hacer dos troncos de tamaño pequeño los corté en dos partes y de cada parte corte una punta, cortando en oblicuo, esta punta será la que colocaremos encima y pegaremos con ayuda de una gota de chocolate de la cobertura.

Colocamos nuestro tronco sobre la fuente donde lo serviremos y pegamos el trozo que hemos cortado, situándolo donde nos parezca que queda bien para conseguir la forma de tronco con una rama.

 

Protegemos los extremos del tronco y la parte de abajo de la fuente con papel de aluminio para evitar manchas.

Con la cobertura de chocolate un poco templada se trabajará mejor.

Vamos cubriendo de chocolate el tronco hasta tapar por completo el bizcocho.

Retiramos las protecciones de papel de aluminio y dejamos que endurezca la cobetura unos 20 minutos.

Una vez pasados los 20 minutos, rallamos con un tenedor la cobertura imitando las vetas de la madera.

Y decoramos a nuestro gusto, ya sea con motivos navideños o más primaveral como éste, decorado con guindas cortadas:

Escrito por Sus en . Publicado en Tartas

Imprimir