Rollo decorado de Halloween

Rollo decorado de Halloween

Siempre suelo hacer alguna receta para Halloween, sobre todo porque en esos días mi hija celebra su cumpleaños con sus amigos y le divierte esta temática. Este año la receta elegida era un rollo relleno decorado, así que me puse manos a la obra con ello. El primero que hice fue con la misma receta de bizcocho pero el doble de grande, eso fue un medio fallo, ya que era demasiado y cuesta más que se quede con una forma redondita al rellenar, además hice el dibujo de la plancha con la propia masa, con lo que el color negro costó más de conseguir, por lo que bajó bastante su volumen y no quedó del todo bien, además con tanto colorante hasta manchaba.

Cuando por fin encuentro una receta con una masa distinta para decorar, me cargo la plancha de bizcocho en el horno, estaba demasiado fuerte para el tamaño (la mitad que el anterior), por lo que lo saco antes de tiempo al estar bastante dorado, lo que hace que no esté del todo cocido y se queda pegado en el papel de horno y se rompe. Afortunadamente los niños se encargan de reciclar todos estos sobrantes.

Al final rectificando la temperatura del horno, el tercero, por fin sale perfecto. Ha costado, pero aquí os lo dejo para que lo hagáis y os salga a la primera.

Ingredientes: (para un rollo de unos 20 cm de largo)

Para el relleno:

Para la masa de decorar:

Para la plancha de bizcocho: (para una plancha tamaño A-4)

Elaboración:

El relleno conviene hacerlo antes para que esté bien frío, incluso mejor si lo hacemos el día anterior.

Del relleno:

Ponemos a calentar los 125 g de nata de montar junto a la glucosa. Cuando hierva, lo retiramos del fuego.

Añadimos el chocolate en trozos si es de pastilla, o en gotas. Dejamos reposar unos minutos y removemos, dejamos reposar otro poco y volvemos a remover hasta que sea una crema uniforme.

La pasamos a un bol y dejamos que se enfríe del todo (es buena idea ponerla en el mismo bol de la batidora).

Una vez fría la crema, echamos encima sin remover, los 250 g de nata fría.

Tapamos con film y reservamos en el frigo hasta el día siguiente.

Al día siguiente que estará todo bien frío, ponemos el bol en la batidora y montamos con las varillas hasta que esté bien firme.

Ponemos en una manga pastelera  o dejamos en el mismo bol si no la necesitamos usar y ya podemos utilizarlo en nuestros postres. Conservamos en el frigo.

De la masa de decorar:

Ponemos en un bol pequeño la mantequilla, la derretimos unos segundos a temperatura baja en el microondas, le añadimos el azúcar y mezclamos bien.

Incorporamos la clara, la harina y el cacao tamizados.

Unimos todo, echamos el colorante y mezclamos de nuevo.

No hace falta que quede muy oscuro ya que el dibujo son líneas finas y  se va a ver oscuro aunque no sea negro del todo.

 Imprimimos el dibujo elegido intentando que ocupe toda la hoja, aunque luego las partes que van enrolladas no se van a ver.

Ponemos la masa de decorar en una manga pastelera a la que hacemos un agujero pequeñito.

Colocamos el dibujo en una bandeja plana, ponemos encima papel de horno y lo sujetamos con lo que podamos como unas pinzas de la ropa.

Calcamos el dibujo con la masa de decorar, no hace falta que quede exacto, ya que no es un dibujo muy definido.

Llevamos al congelador mientras preparamos la plancha de bizcocho.

De la plancha de bizcocho:

Precalentamos el horno a 170º C, calor arriba y abajo.

Por un lado montamos con varillas las yemas, los 17 g azúcar, el azúcar invertido y el aroma de vainilla hasta que blanquee.

Por otro, montamos las claras con las varillas a máxima velocidad o con la thermomix, mariposa puesta, velocidad 3,5, cuando hayan empezado a montar, añadimos los 25 g de azúcar , seguimos montando hasta que tengan una consistencia firme.

Unimos ambas mezclas con una lengua y movimientos envolventes.

Añadimos la harina más la maizena tamizadas, seguimos mezclando igualmente con la espátula hasta que se integre del todo.

Separamos la masa en dos partes aproximadamente iguales, teñimos una mitad con el colorante naranja.

Ponemos cada masa en una manga pastelera con un agujero mediano.

Sacamos del congelador la hoja con la decoración, la colocamos sobre la bandeja en la que vayamos a hornearla, hacemos tiras alternas con las masas de distinto color.

Alisamos con una espátula para que quede de un grosor similar

NOTA: No he podido evitar añadir una boquita en la foto de abajo, asomaban unos ojitos, XD.

Horneamos a 170º C, calor arriba y abajo, unos 10 minutos o hasta que la veamos dorada.

Dejamos enfriar, le damos la vuelta sobre otro papel de horno limpio o un silpat.

Retiramos el papel con cuidado y ya podemos ver nuestro dibujo.

Con un cuchillo igualamos las partes exteriores para que queden rectas.

Volvemos a darle la vuelta a la plancha de bizcocho.

La rellenamos repartiendo la trufa sobre la plancha y extendiéndola con una espátula sin llegar del todo a los bordes.

Enrollamos la plancha sobre sí misma, intentando apretar bien por todas partes para que quede igualada la forma.

La envolvemos en un papel de horno o un silpat para que mantenga la forma, la llevamos al congelador una horita para que endurezca.

Una vez esté bien fría cortamos los laterales para que queden rectos.

Si lo vamos a consumir en ese día, llevamos al frigo, si no, lo volvemos a llevar al congelador hasta el día que necesitemos y ese día lo sacamos varias horas antes al frigo.

¡Y a disfrutar! 

 

 

 

Escrito por Sus en . Publicado en Tartas

Imprimir