Moldes de silicona

Moldes de silicona

Los moldes de silicona son muy útiles tanto para repostería como para hacer algún plato salado. Los hay de diversas formas y tamaños y sirven para cocinar en el horno, en el microondas e incluso para congelar.

Se pueden utilizar sin engrasar, pero yo prefiero hacerlo para asegurarme que no se pega nada. Es muy fácil de hacer utilizando una brocha de cocina untada en mantequilla o aceite.

Los de menor tamaño pueden servir para hacer magdalenas o pastelitos con una forma distinta.

Los hay de formas realmente curiosas, como este en forma de cerdito que fue parte de un regalo-concurso de Cooking Cookies:

También los hay para hacer cubitos de hielo de distintas formas:

Los hay de múltiples formas, colores y utilidades. A mi me encantan y tendría mil, no puede ser, pero voy comprándome poco a poco.

La ventajas con respecto a los moldes rígidos es la infinita variedad de formas y la facilidad para desmoldar lo que cocinemos en ellos. Aunque es cierto que el resultado que se obtiene con los bizcochos no es el mismo, para lo que sí va genial y es preferible es para las tartas tipo mousse.

Además son muy fáciles de limpiar, simplemente lavándolos con agua y jabón y no ocupan demasiado sitio.

Imprimir